26 de noviembre de 2014

h






Hoy volví a la vida. 

Yo que fui incendio, luz y calor inesperado; yo que vine a traer el sonido, fui ventana y filtro, olor a primavera en verano. Volví a nacer, hoy, después de 24 años y algún fallito. 

Te "sonreviví", vinieron a buscarme, tiraron de mi lengua y respiré. 

Y fíjate, me he rapado la piel al menos uno, buscando algún resto de algo: algo por algo es, ahora que no estás, cero. Y cero es mil millones de estrellas que ahora no veo pero intuyo con las manos. Y por eso, siento, me duele y sangro luego... existes: he vuelto y (vol)veré. 

Volveré aprendida: el dolor engrandece, angustia y enseña por igual. Y a veces, en lo más hondo de uno mismo crece la flor más bonita; que si no te quieren, que si sí pero no, que qué más da. Que respirar no solo es cosa de los pulmones, que el corazón se vuelve un extraño de vez en cuando y que es probable que cuando te tire la cuerda que necesites para salir de él, no encuentres las manos.

Y otra vez a empezar.

 Sabed, los alérgicos, "el amor está hecho de destiempos" 
y los sueños contienen trazos de realidad. 



1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho. Me he sentido atraído a leerlo porque yo nací un día siguiente a la publicación, obviamente años atrás jejeje, y he sentido que algo me relacionaba, en cierta manera identificado. Gracias por tu blog, eres genial!
    P.D. Si te digo como he encontrado tu blog te ríes seguro pero en mensaje privado mejor jejeje que no es plan

    ResponderEliminar